Las diferentes líneas de la Bujinkan

Posted on

18112014

Creo que a estas alturas de la película mucha gente de la Bujinkan estará de acuerdo conmigo en que dentro de nuestra organización existen varias líneas diferentes de trabajo, es decir varias corrientes o formas de abordar el entreno, y cada una de ellas hace que quien las siga, llegue a resultados diferentes. Resumiendo bastante y para entendernos, a mi modo de ver existen fundamentalmente 4 líneas:

– Línea de los encapuchados. Son los “ninjas” de los 80, o”ninjers” como creo que se les llama despectivamente en muchos foros de habla inglesa.

– La línea del “Paz y Amor”. O como un conocido Shihan llamó el otro día en una de sus acertadas publicaciones, la “línea cósmica”. Recomiendo su lectura: Básico vs Cósmico.

– Línea fundamentalista. Lo que algunos llaman “el lado oscuro de la Bujinkan”.

– Y por último la que yo llamo Línea de la Bujinkan Real o Bujinkan 100%.

De la línea de los encapuchados no la vale la pena hablar demasiado. Además son ya muy pocos los que siguen esa línea, al menos en Europa. Son los que se quedaron estancados en el mal llamado “ninjutsu” que se practicaba mayoritariamente en los inicios de nuestro arte en Occidente, y que no han evolucionado y siguen casi exclusivamente jugando a ser ninjas, con sus capuchas y sus ninjatos rectos, realizando todo tipo de actividades y ejercicios que están totalmente fuera de lo que se enseña en Japón desde hace muchísimos años. Muchos empezamos por ahí, jugando a ser “ninjas”, y es lícito seguir disfrutando alguna vez al año de cierto tipo de trabajos que se realizaban en aquella época, y que siguen teniendo validez hoy día. Puedes practicar trepar a los árboles o muros, o realizar ejercicios de ocultación y escape en la Naturaleza, y muchas cosas de ese tipo, por supuesto. Pero sabiendo claramente que eso no es más que una pequeña parte de nuestra tradición, y que quedarse estancado ahí y no profundizar en las raíces de nuestro Budo va en contra de tu progreso marcial, y además no tiene ningún soporte hoy día en Japón.

La línea del “Paz y Amor”. Poco tengo que añadir al texto recomendado un poco más arriba. Lastimosamente es una corriente muy extendida en la Bujinkan actual. Y parece que cada vez va a más. Lógico. A la gente no le gusta sudar demasiado ni que le golpeen, no le gusta sufrir ni llegar a su casa con moretones en el cuerpo. Son gente que vive en los mundos de Yupi, que en realidad no se plantean que puedan necesitar las artes marciales para defender sus vidas y las de los suyos, que puedan llegar a una situación de supervivencia pura y dura, y que se plantean su práctica “marcial” como una bella coreografía, carente de raíces profundas y sólidos fundamentos marciales, con movimientos y controles y golpes que en un combate real les llevarían directamente al hospital en el mejor de los casos. Aún peor, hay quien de ellos se cree que lo que hace es real y va a funcionar en la vida real, fuera del dojo. Son simplemente ilusos y/o viven engañados. Son gente que se limita a moverse fluyendo en el espacio intentando imitar los movimientos actuales de Hatsumi Sensei o mucho peor, movimientos inventados por ellos mismos, bailando con un uke colaborador, todo armonía y belleza. Una especie de bio-tai chi. Bonitos movimientos sin ninguna base marcial. Son gente que se ha subido al tren de la Bujinkan en una época donde nuestro Sôke y sus principales Shihanes están en el nivel final de su evolución, y no tienen en cuenta o no les interesa ver todo el camino que les ha llevado hasta ahí. No ven o no quieren ver que los movimientos del Sôke son así ahora tras toda una vida de duro entreno marcial a sus espaldas, que es el final de su camino y que si únicamente copias esos movimientos con ese ritmo y esa cadencia, en un combate real estarás muerto en el minuto cero.  Poco más creo tener que añadir a esta línea de “trabajo”, salvo que generalmente se caracteriza además por instructores que aparte de ese trabajo blando y sin fundamentos sólidos marciales, suelen aderezar sus clases, escritos e intervenciones con palabrería grandilocuente, frases sacadas de libros de auto ayuda y  pseudo-filosofía barata.

La línea fundamentalista. Los talibanes de la Bujinkan. Un cierto número de gente, también en ligero aumento de unos años a esta parte, fanáticos de la tradición más radical, que trabajan de forma muy seria pero que desprecian tanto lo que enseñan actualmente en Japón nuestro Sôke Hatsumi y sus principales Shihanes en sus clases, como la forma de enseñarlo, y se dedican casi en exclusiva a trabajar los fundamentos hasta la extenuación, y no pasan de ahí. Algunos llaman a esta línea el “lado oscuro de la Bujinkan”, en alusión al lado oscuro de la Fuerza, de la famosa película La Guerra de las Galaxias. No negaremos que este tipo de trabajo ofrece una forma de arte marcial muy decente y correcta en su ejecución, y además es muy atractivo visualmente, pero no es ni de lejos lo que está enseñando nuestro Sôke Hatsumi. En muchos casos es lo totalmente opuesto. Mucha forma y kamae perfeccionado al límite, y movimientos basados principalmente en velocidad y potencia. Y aunque eso tiene muy buenos puntos técnicamente hablando, en relación a lo que nuestro Sôke está compartiendo con nosotros, es un nivel muy bajo. Es el nivel del principiante. Y esto no son palabras mías, son palabras del Sôke.

Por supuesto que los principiantes deben entrenar a fondo las bases y fundamentos, deben tener buenos ángulos, velocidad y potencia, buen kamae, etc. Y si no eres principiante pero no has tenido esas bases sólidas, ¡preócupate de adquirirlas lo más rápidamente posible! Pero no puedes estancarte en ello para toda la eternidad, como parece que pretenden los seguidores de esta línea. Hay que practicar eso, sí,  pero también hay que sobrepasar eso, y trabajarlo todo al mismo tiempo. La clave está en trascender a ello, no en quedarse atrapado en ese intento de perfeccionismo eterno de las bases. Eso NO es lo que nuestro Sôke lleva años intentando transmitirnos. En mi modesta opinión, el Sôke está intentando abrirnos los ojos y hacernos llegar a comprender y realizar lo que hay por encima de la técnica. Trascender a ella. Obviamente tras conocerla perfectamente.

Si el alumno se queda siempre en esa etapa de perfeccionamiento eterno de los fundamentos, podremos comprobar fácilmente que en cuanto le pongamos presión del tipo un uke más fuerte o más rápido, le metamos armas por enmedio o le pongamos frente a varios enemigos, no va a tener capacidad de reacción, no va a funcionar. Parece muy chulo, muy estilizado, muy correcto y perfecto, pero es sólo apariencia. Es el envase. Es el principio. Es la letra A del abecedario. Pero sólo con la letra A no podemos escribir ni una palabra, cuando menos un texto entero.

Jamás vimos al Sôke ni a los principales Shihanes japoneses realizar ese tipo de kamaes tan forzados, por poner un ejemplo de lo que predica esta corriente. Ni en las filmaciones más antiguas aparecen. ¡Porque están desequilibrados a la más mínima!. Sólo funcionan para un ataque en línea recta, de un solo atacante, y a velocidad moderada. ¡No va a funcionar contra varios atacantes viniendo a por tí desde diferentes ángulos a toda velocidad!

Entonces ¿es malo practicar eso? No. En absoluto. Es muy bueno en los primeros estadios de tu entrenamiento marcial, para adquirir estabilidad, fortaleza en las piernas, equilibrio y coordinación de las diferentes partes del cuerpo, actitud y otros muchos atributos, y para saber de dónde venimos; y en algunos casos específicos será una buena solución sin duda, pero en el 90% de los casos, puestos en faena, en la realidad del combate, será un fracaso. ¿No me crees? ¡Pruébalo!

Y por último la línea de la Bujinkan Real o Bujinkan 100%. Es 100% porque contiene en sí misma todos los elementos positivos de las otras líneas, desecha los elementos negativos de las mismas, y además va más allá y está en línea directa con los preceptos y bases establecidos por nuestro Sôke y los principales Shihanes japoneses. ¡Ojo! Digo preceptos y bases establecidos, no únicamente lo que “se ve en Japón” actualmente o en los últimos 15 años, sino todo el camino que el tren de la Bujinkan, con Hatsumi Sensei como locomotora, ha estado recorriendo desde el principio. La Bujinkan Real o 100% está formada por una serie de gente que trabaja de forma seria, incidiendo en la base y los fundamentos sólidos, pero sin estancarse en ellos, estudiando y proporcionando de la misma manera tanto a sus alumnos como para ellos mismos, y de forma gradual, un trabajo evolucionado, en línea con lo que Hatsumi Sensei y los Shihanes japoneses llevan enseñando desde hace muchos años. Trabajo fuerte y sólido, sin olvidar la base, pero con evolución hacia la comprensión de niveles más elevados de Budo y de la realidad de hoy día.

Y si esto es así, y si estas corrientes están ahí realmente, a los ojos de todo el mundo, ¿cómo es que Sensei permite que haya gente que promueva esto y no diga qué es bueno practicar y qué no? ¿Cómo es que el Sôke no nos dice claramente cuál es la línea a seguir?
Pues porque sería muy fácil, demasiado fácil si el Sôke dijese esto está bien, aquello está mal, este es bueno, aquel es malo, entrena con éste, no entrenes con aquel…  El Sôke no quiere eso. En mi opinión, y en la de muchos más, lo que el Sôke quiere es que desarrollemos y usemos nuestro propio criterio.

Aquí, llegados a este punto, creo que viene muy bien volver a leer este artículo de Pete Reynolds de hace ya casi diez años, y que publicamos en nuestro antiguo blog: Caos y Desorden en la Bujinkan

Desarrollar nuestro propio criterio. Algo difícil, y también según mi humilde opinión, algo que sólo funciona para gente que lleva entrenando muchos años, gente que ha estado en Japón, gente que ha entrenado con multitud de instructores de diferentes zonas y países, etc. El problema desde mi punto de vista radica en que el Sôke no le da importancia a las nuevas generaciones en ese sentido. Él deja libertad total. Si te equivocas en la elección de tu camino es problema tuyo, no suyo.  Pero un novato que se apunta a un dojo de la Bujinkan no sabe nada de todo esto, no conoce el tema, y por lo tanto no puede juzgar ni decidir con un mínimo de criterio qué es bueno, qué es malo, o si su instructor merece que le confíe su entrenamiento para sobrevivir, o es un mero soplavidrios que en caso de que algún día tenga un problema real, lo que aprenda de él va a llevarle directamente al hospital en el mejor de los casos, cuando no a la tumba.

Pero es la forma que el Sôke ha elegido para transmitir su legado, y no podemos más que aceptarlo o abandonar el barco.

Creo que lo que nuestro Sôke nos está ofreciendo es algo muy especial, es un nivel muy alto y muy exigente, y lógicamente por eso, no es algo para todo el mundo. La gente será capaz de tomar de ello lo que buenamente pueda. Y será siempre algo limitado. Muy poca gente llegará nunca a alcanzar y comprender ese nivel tan alto. Pero esa no es la preocupación de Sensei. Así lo ha expresado muchas veces él mismo.

Entonces ¿qué nos queda? Pues seguir entrenando, cada cual en la forma que crea que más se aproxima a lo que el Sôke y sus Shihanes japoneses nos vienen ofreciendo desde el principio. Y rezar para no habernos desviado y estar en el camino correcto. Porque es la única línea válida en la Bujinkan. ¡No hay otra!

Daniel Esteban -Kôryu-

 

ichisoke

Source : http://bushidojo.wordpress.com/2014/11/18/las-diferentes-lineas-de-la-bujinkan/

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s