EL QUE ENSEÑA, APRENDE DOS VECES

Posted on

soke sonrie

“Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su producción o su construcción. Quien enseña, aprende al enseñar y quien enseña, aprende a aprender.”

Paulo Freire.

Cuando empecé a practicar un estilo diferente de karate al que ya había practicado, el Sensei me puso como tutor a un Senpai cinturón verde. Esto me frustró un poco pues esperaba que fuera el Sensei quien personalmente me dirigiera. Y veía que esto también se aplicaba a todo alumno nuevo que ingresaba al dojo. Mi Senpai ponía todo el empeño en explicarme las bases mientras yo veía al Sensei dedicarse a los alumnos más avanzados. Entonces vinieron los exámenes y fui pasando de kyû en kyû hasta que me tocó a mí, hacerme cargo de los nuevos alumnos. Aproveché la ocasión para darle a conocer mi opinión y el malestar que sentí en su debido momento por ese método de enseñanza, entonces, él me miró con rostro sonriente y me dijo: “El que enseña, aprende dos veces.”  Y ni modo (ya saben que donde manda capitán, no gobierna marinero), entonces me puse a explicarle a los nuevos alumnos, de la misma forma en que mi Senpai me había guiado, las bases del arte que estábamos practicando.

Así pasó el tiempo cuando en una de las clases, viene un Kohai y me pregunta: “¿Por qué el Gedan Barai (Bloqueo bajo) debe hacerse de  adentro hacia afuera y no a la inversa?.” Le explico que si lo hace de manera inversa, lo mejor es ejecutar un Sukui Uke (Bloqueo en cuchara) y él me vuelve a decir que eso no contesta su pregunta. Le sonrío amablemente y le digo que siga entrenando, que la explicación vendrá después. Todo ese día, la pregunta que me hiciera el Kohai quedó atrapada en mi mente, dándole vueltas y tratando de hallar una explicación.

Hasta ese momento yo había dado por sentado que un Gedan Barai era un Gedan Barai y no había más nada que hacer al respecto. Después de pensarlo mucho y no encontrar la respuesta, decidí acudir al Sensei y le hice la misma pregunta. Entonces su rostro se iluminó con una sonrisa más grande que la anterior vez  y me dijo: “El que enseña, aprende dos veces. ¿Te has dado cuenta que tú antes no te habías hecho ese tipo de pregunta y que la inquietud de un alumno nuevo te obliga a buscar una respuesta a aquello que no habías tomado en cuenta? El enseñar te obliga a explicar cada técnica desmenuzando sus partes, analizándola, desarrollando en tu mente cuál es su aplicación o el efecto que pueda tener, así como de qué manera debe entenderla el aprendiz para que pueda comprenderla. El enseñar te obliga a replantearte lo que quieres demostrar y hacerlo de una manera más fácil y asequible. De esa forma, vas dominando la comprensión de la técnica para luego interiorizarla: Aprendes al explicarla y aprendes al ejecutarla. Y el enseñar también te expone a otros puntos de vista que no te habías percatado o que dabas por sentado que no había más que aprender al respecto.”

Cuando empecé a enseñar Bujinkan, apliqué la misma metodología. Y al igual como ocurrió conmigo, algunos alumnos se sintieron frustrados por no entender que se estaban preparando para aprender doblemente. Agradezco mucho esa lección. Yo cada día aprendo más de los alumnos, de sus preguntas e inquietudes, que me obligan a tener en claro lo que debo saber para mostrarles y que me impulsa a actualizarme siempre.

Así que si eres alumno de mi dojo, ya sabes… tarde o temprano te tocará estar al frente de la clase para aprender doblemente.

Juan Ramón Rodríguez Flores – Shihan.

Source : https://bujinkanperu.wordpress.com/el-que-ensena-aprende-dos-veces/

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s